El Liderazgo pensado a partir de la comunidad

Cuando hablamos de liderazgo, usualmente pensamos en organizaciones o empresas con objetivos y estrategias claramente definidas. Sin embargo, hablar de liderazgo es mucho más que eso.

El liderazgo es aplicable en todos los ámbitos de la sociedad, no solo en las organizaciones, sino, en la familia, en la comunidad e incluso entre las relaciones amistosas. Ser líder entre otras cosas implica ser dueño del rumbo de las decisiones cotidianas y las que cambian el rumbo de la vida, decisiones planeadas o inesperadas que ponen en relieve lo que se está dispuesto hacer.

 

Hablar de mejorar habilidades de liderazgo es hablar de mejorar un conjunto de habilidades y comportamientos, pero también el sistema de creencias de quienes somos y cómo podemos ir más allá de las fronteras personales fijadas por la cultura, familia, trabajo, religión y experiencias acumuladas a lo largo de la vida.

 

¿Significa que hay que pensar diferente a los demás? ¿hace alusión a ideas innovadoras por sí mismas y que ellas lo desarrollaran?

 

De cierta manera si, se trata de abordar el tema de liderazgo desde un enfoque diferente. Se trata de que los resultados dependan de nuestros comportamientos para lograrlo. En las organizaciones y en general en los grupos tenemos comportamientos relacionados con el propósito e incluso los valores del mismo. Comportamientos colectivos que nos empujan a desarrollarnos o limitarnos en función de ese contexto. Estos comportamientos están directamente influenciados por nuestra mentalidad, sobre lo que creemos que podemos y no.

 

Antes se pensaba que para llegar a mejores resultados necesitábamos enfocarnos en los comportamientos. Los esfuerzos estaban enfocados en modificarlos a través de capacitaciones, entrenamientos entre otros. Bajo esta perspectiva las organizaciones se han dado cuenta que tener un enfoque solo en los comportamientos no es suficiente.

Necesitamos cambiar nuestra mentalidad y en lo que creemos que podemos.

 

Según Makesy que es una agencia global de consultoría… las organizaciones que se enfocan en trabajar en el mindset de los colaboradores, son 4 veces más probables de llegar al éxito.

 

¿Y qué significa cambiar nuestra mentalidad?

 

Estamos educados para trabajar en función de nuestros resultados. Yo tengo un objetivo y con base en eso trabajo en un sinfín de actividades para alcanzarlo.

 

Raramente prestamos mucha atención a los objetivos del otro

Cómo líder en una organización ocurre lo mismo. Estamos enfocados en los objetivos que nos marca nuestra empresa.  Trabajamos en dirección a los mismos basados también en nuestros objetivos como persona… Es decir, en la medida en la que alcanzo los objetivos de la compañía es más probable que se cumplan mis objetivos personales en términos de desarrollo.

 

De ahí que no hace mucho el lema en las organizaciones era…. llegar al resultado no importa cómo. Hoy día existe un enfoque completamente diferente, pensar fuera de la caja significa pensar en el otro.

 

Si lo vemos en las organizaciones, se trata de pensar en las necesidades y objetivos de mis colaboradores. Cuando me siento y conozco estas necesidades, trabajo en función de entenderlas y cubrirlas, un fenómeno interesante. El grupo funciona de manera diferente y los resultados se dan en consecuencia. Es decir, en lugar de trabajar pensando en los resultados y los comportamientos que mi equipo debe tener para llegar a la meta debo enfocarme en la meta de mis colaboradores, en cubrir sus necesidades de desarrollo y reconocimiento.

 

Así es como se ven las organizaciones Personas enfocas en sí mismas, en sus objetivos y metas y personas enfocadas en el otro, en contribuir en sus objetivos, metas y retos.

 

 

 

Cuando vivimos en el primer enfoque, vemos a las personas como objetos para llegar a nuestra meta. Si nos ayudan los vemos como vehículos, si nos estorban, los vemos como obstáculos y si no son irrelevantes.

 

 

Cuando pensamos más allá de esta frontera viendo a las personas cómo eso, personas con sus propias necesidades inquietudes, metas y retos.

 

Nuestra función como líderes es serviles y colaborar con ellos en la consecución de las mismas. Cuando lo hacemos así toda la dinámica cambia, actuamos diferente y por tanto fluimos diferente.

Si aplicamos este mismo razonamiento en nuestra familia pasa lo mismo. Si en lugar de pensar de esta forma supera incluso miedos y podemos colaborar en la consecución de los mismos de una manera más certera.

 

La invitación al final de estas líneas es a vivir colaborando por él otro y para el otro. ¿Se imaginan un mundo así en el que todos vivamos pensando en el otro? Creo ese, el mundo que en este momento imaginamos es el mundo que necesitamos ante las complejidades actuales. Esta visión del mundo nos puede ayudar a una evolución como seres humanos.

 

 

Ignacio de González

CEO evolutivos

Director de Vinculación de Ruta PiCaSo

TEDx Manager

@ignaciodegon